jueves, 3 de julio de 2014

Chevalier IV.

Para acceder al resto del capítulos, haz click aquí.

Bosque de Artea.
Autor: Isaure

Siento frío. Un frío que me deja una extraña sensación de vacío. He recorrido las calles de mi pueblo. He atravesado el bosque que tantos recuerdos me trae. Los largos paseos del brazo de Pierre, perdiéndonos entre la maraña de árboles hasta llegar allí. 

Dios mío... Es esta cueva... La fuerza que me ha estado arrastrando sin poder escapar de ella, ¿me ha traído hasta aquí?

Miro a mi alrededor desconcertada. Es la cueva en la que Pierre y yo nos entregábamos el uno al otro sin tapujos... Entonces le veo. Está sentado en una esquina, rodeando mi cuerpo con sus manos. Me acerco a él despacio, sintiendo una fuerte presión en el pecho. Pierre tiene los ojos enrojecidos por el llanto. Aprieta con fuerza mi cuerpo. Y tiembla. Tiembla con los sollozos que, poco a poco, desgarran mi alma.

-Marie... -solloza-. No debí dejarte sola...

Pierre... No es culpa tuya... Me acerco más y me arrodillo a su lado.

Si pudiera decirle todo lo que mi pecho desea gritar...

Un ruido a mis espaldas me sobresalta. Me giro asustada. La silueta de un hombre, apoyado en la roca, respirando con esfuerzo, me paraliza. El hombre se adentra en la cueva. 

-Pierre... ¿Por qué lo has hecho? -dice Claude acercándose hacia nosotros-. ¡No debiste llevártela! Por el amor de dios... ¡Si ya estaba muerta! 

Pierre le mira con rabia en su mirada.

-¡Cómo me puedes decir eso! ¡Claude! ¡¿Por qué no me dijiste que la tenía él?! -grita Pierre apartando mi cuerpo y poniéndose frente a él para protegerlo de Claude-.

Claude pasa a mi lado. Le llamo. Pero no puede oírme. Nadie puede.

-Ya sabes que no podía... -murmuró apartando la mirada avergonzado-. 

Se acerca más. Le tengo a escasos centímetros de mí. Y siento lástima. Ese pobre hombre lo ha debido pasar muy mal... Sus ojos reflejan un dolor y una amargura que no me deja indiferente. Me alejo de él a tientas. Deseo irme de allí. ¿Pero por qué sigo aquí? No puedo soportarlo. Me dejo caer sobre mis rodillas. Estoy cansada. Estoy cansada de seguir junto a ese cuerpo putrefacto que me mantiene prisionera de este mundo.

Pierre se levanta. Mira mi cuerpo y aprieta los puños con rabia.

-Por lo menos deja que le de sepultura... -dice deslizando la mirada hacia él-. 

-No puedo...

Claude se acerca más y se agacha para coger mi cuerpo.

-Claude, por favor... -murmura Pierre sujetándolo por el hombro-. Ella no se merece esto...

Claude mira mi rostro. Aparta el mechón de pelo que cubre mi ojo y, dejando caer la mano abatido, suspira.

-De acuerdo -dice recostándome contra la roca-. Entiérrala. Le diré a Boisseau que no os he podido encontrar...

Al oír que me van a enterrar siento alivio. ¡Quizá por fin pueda irme de aquí! ¡Quizá por fin me llegue la paz!



Obra registrada en SafeCreative a nombre de Carmen de Loma. 

Para acceder al siguiente capítulo haz click aquí.

4 comentarios:

  1. ¿Fue sabia la decisión de Claude dejar que Pierre enterrara a Marie en vez de entregarle el cuerpo a Boisseau? Hmm... ¡Habrá que seguir leyendo! Sospecho que nada bueno saldrá de esto. Je, je, je.

    ¡Comparto y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por compartir! uuhh... No sé yo si habrá sido buena idea XD Pero tendrás que leerlo para saberlo ;)
      ¡Un saludo y hoy me pasaré por tu blog a cotillear un poco! jejeje

      Eliminar
  2. Hola. Me ha gustado mucho este capítulo. No sé el fantasma de ella tenía algo nostálgico. Me ha parecido corto. Me he quedado con ganas de más. Por eso paso ahora mismo al siguiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegro de que te haya gustado! :) Y sobretodo si te has quedado con ganas de más ;)

      Eliminar

¿Me ayudas a mejorar?
Dime qué te ha parecido ;) ¡¡Gracias!!