lunes, 24 de noviembre de 2014

La Llamada. Capítulo 11.

Capítulo escrito por J.C. Amante. Para acceder a la publicación de su blog, haz click aquí.





Ante ellos se extendía una balconada repleta de enormes libros como si de una antigua biblioteca se tratara. Esta balconada rodeaba toda la gran sala que se encontraba abajo, del techo colgaban unas enormes luces de araña que daban luz a toda la majestuosidad de la sede. Avanzaron unos pasos y justo frente a ellos una gran escalera de caracol descendía enroscándose sobre ella misma. 

En la parte inferior convergían el pasado y el futuro en un enorme centro de control. Los últimos modelos de ordenadores se encontraban escoltados por multitud de cuadernos de notas y pergaminos antiguos, las personas que al parecer trabajaban allí no se percataron de la presencia de nuestros protagonistas. Tomaban notas tanto en las modernas máquinas como a pluma. La actividad era constante pero muy ordenada, para nada se escuchaba el bullicio característico de algún lugar parecido a aquel.

La decoración era de madera antigua tallada a mano, parecía como si hubiese sido fabricada en otra época y luego la hubiesen desmontado pieza a pieza para montarla aquí en este lugar secreto. En el centro de la sala un pedestal de mármol negro aguantaba una estatua del mismo material en gris de dos jinetes sobre un mismo caballo, sus ropajes medievales confirmaban que era un símbolo inequívoco de los templarios.

Una vez estuvieron todos en la parte más baja de la escalera, todas las miradas se posaron sobre ellos haciéndolos sentir muy incómodos.

-Mamen. La próxima vez que nos digan de dejar un caso, recuérdame que no te haga ni caso cuando quieras meterte donde no te llaman...

-Va jefe, no sea tan quejica. ¡Piense en que estamos formando parte de la historia!

Con un hilo de voz dialogaban Mamen y el sargento mientras Alyssa y Megan permanecían casi sin habla.

-Puede retirase -mandó el templario al soldado.

-¡Señor! -contestó este con voz firme para retirarse.

-Bien. Pues es aquí desde donde operamos. Bueno esto es una de las sedes, obviamente hay alguna más repartida por el mundo

Alyssa que aún seguía estupefacta dio unos pasos hacia adelante, la gente ya no les prestaba atención y habían vuelto todos a sus trabajos. La joven se paseó por al lado de un mesa y su boca tardo en articular las palabras que estaba buscando en su cabeza, señalando un antiguo pergamino se dirigió con sorpresa al templario

-¿Es...es el escrito de Constantino I el grande?

-En efecto, es el mismo, lo estamos volviendo a estudiar debido a que los avances en la tecnología son de un salto cualitativo enorme.

-Pero si yo lo vi cuando visite Roma en un museo, vi el...

-¿El verdadero? No -cortó el hombre trajeado- el que está en el museo no es ni siquiera la copia de este.

-¿Co...cómo? ¿Cómo que no es ni la copia de éste?

-No, no es la copia, verás intentamos pasar desapercibidos y solemos llegar a algunos acuerdos con los gobiernos de según que países. Por decirlo de alguna manera somos nosotros los que les decimos -hizo comillas con los dedos- lo que quieren saber.

-O sea que tienen gente infiltrada en los países -argumento Megan-.

-Pero, por favor, nos estamos desviando del tema en concreto -pasó por al lado de Alyssa- si me seguís, intentare responder a vuestras preguntas.

Los pasos del hombre que parecía tener todas las respuestas a sus preguntas se encaminaron hacia una puerta y se perdieron tras ésta, el grupo no dudó en seguirlo siempre escoltado por alguna que otra escueta mirada.

Alcanzaron a su guía y avanzaron por estrechos pasillos decorados con lo que parecían ser objetos muy antiguos. Llegaron a una gran sala donde delante de ellos se erguía orgullosa una puerta de madera ornamentada con varios motivos, algunos de ellos referentes a los templarios, allí dos soldados vestidos de negro vigilaban la estancia. Estos cambiaron su forma a una más adecuada cuando vieron aparecer al grupo y en concreto al que los había llevado a esta allí.

-¡Señor! -dijeron los dos al unísono-.

-Descansad.

Entonó el hombre que ahora se encontraba ya frente a la puerta abriendo ésta misma. Una vez dentro invitó a entrar a Alyssa, Gómez y la demás compañía.

-Bienvenidos a mi rinconcito de la sede del temple -sonrío-. Aquí es donde elaboro la mayor parte de mí trabajo.

Mientras todos quedaban igual de maravillados por lo que había dentro. Una joven secretaria entró azorada casi tras ellos y se dirigió al que hablaba en ese momento.

-Gran maestre -hizo una pausa- estos son los informes que me pidió, si faltase cualquier cosa hágamelo saber.

-Estupendo muchas gracias... Así lo haré.

Por primera vez y espontáneamente tanto Alyssa como Gómez cruzaron una mirada de complicidad. Al parecer descubrir quién era aquel hombre significaba mucho para ambos.

La secretaria, tal y como entró salió. Espalda recta y mentón elevado muy segura de si misma sin ninguna mirada o gesto que delatara que la presencia del grupo la hubiese distraído de su trabajo. Uno de los soldados cerró la puerta al tiempo que el gran maestre dejaba los informes sobre la mesa.

-¿Gran Maestre? -sonó la voz de Alyssa.

-¿Usted es el Gran Maestre de la orden del temple? -acompañó la áspera voz de Gómez-.

Alyssa había formulado la pregunta y como si Gómez la hubiera leído la apoyó con otra igual de contundente. Megan y Mamen no daban crédito.

-Si... En efecto, es mi título dentro de la orden pero mi nombre es Cristian de Molay.

Su vista se alzó a los presentes mientras éste tomaba asiento en su sillón de escritorio.

-Pero entonces está diciendo que es descendiente de Jacques de Molay

Argumentó Megan dejando boquiabiertos a sus compañeros. Mamen la miro estupefacta y al hacerlo un objeto en particular colocado en una estantería llamó su atención por completo, una placa de colores oro permanecía allí con su escritura grabada. Gómez se dio cuenta de que Mamen divagaba por sus pensamientos y al mirarla ella le hizo una seña que él entendió, pero dejaría pasar un tiempo antes de mirar donde le había indicado su compañera.

-Señorita, es usted muy perspicaz -bromeo Cristian- la orden del temple se ha mantenido desde la muerte de mi antepasado en la hoguera con el resultado de ser uno de sus descendientes quién la rija ahora.

-Entonces podrá contestar a nuestras preguntas -se sumó de nuevo Alyssa-.

-Eso espero, señorita Jules.

Fue entonces cuando Gómez vio lo que Mamen le había indicado. Su boca se abrió inconscientemente y quedó así por un segundo tras el cual tragó saliva. Esa placa con ese símbolo la había visto, incluso la había tocado. La había tenido en sus manos en el despacho de su capitán, era un trofeo, el cual le había dicho que era de cuando jugaba a golf.

-Disculpe que le interrumpe, señor de Molay. ¿Me puede decir qué significa esa placa? -argumentó Gómez señalando el objeto-.

Cristian lo miró como descolocado pues había esperado una primera pregunta sobre el asunto a tratar.

-Bueno es una placa que se entrega a los miembros de la orden por su buen servicio a ella. Añado que es difícil de conseguir.

Con aquellas palabras y bajo su experiencia, Gómez sabia que en todo el asunto ahora había un cabo suelto.

Alyssa aprovechó el momento de silencio que se formó para formular una pregunta clave.

-¿Qué es lo que está sucediendo?

Las miradas de todos se posaron en ella y en el que debía responder.

-Estamos ante una situación critica... La orden contra la que llevamos luchando hace tantos siglos ahora es más fuerte que nunca. Somos menos miembros que ellos y es por eso que los últimos acontecimientos han sido los que estáis conociendo.

-¿De qué orden habla? -preguntó Gómez desconcertado-

-Creemos que es el Priorato de Sion.

-¿Cómo? -respondieron todos a la vez-.

-Se dice que es solo una leyenda que exista esa orden -habló Mamen-.

-Bueno hasta hace un momento tampoco creíais que la orden del temple existiese- respondió el gran maestre-

-¿Pero qué es lo que buscan? -siguió preguntando Alyssa-

-Lo que buscan es el dominio total de la raza humana mediante prácticas de demonología y angeología.

Estas palabras casi fulminaron al grupo de nuestros protagonistas. Sus caras no daban crédito a lo que escuchaban y pensaban que era imposible lo que les estaba empezando a contar.

-Espere, espere, espere... -intervino Gómez-. ¿Pero de qué demonios está hablando? Y a lo que vamos, ¿qué diantres tenemos que ver nosotros en todo esto? 

-Bueno, vuestros papeles en esta historia hacen que seáis peligrosos, pues aun sabiendo lo poco que sabéis al priorato no le gusta dejar cabos sueltos. Por eso han intentado asesinaros a Mamen y a ti, e incluso a Alyssa.

-¿Pero por qué? -añadió la joven doctora-.

-Fácil -respondió Cristian- tú descubriste en su momento el documento perdido... -hizo una pausa- Fue escondido por mis antepasados. En él está el ritual para devolver a la vida -hizo comillas- a un ángel caído y convertido en demonio llamado Silcharde. Este demonio es invocado para que te otorgue el poder de influir en los demás y en la gente de más poder. De hecho, creemos que es el mismo que orquesta los hilos para la total destrucción. Os mostraré algo mas.
Cristian se levanto de su sillón y se encaminó hacía un cuadro, pasó su mano cerca de él y activó en el mismo lienzo una pantalla de última generación. En ella unas fotos se mostraban, capturas de las dos guerras mas grandes de nuestra historia en las que aprecian personas importantes e influyentes de ambas épocas en excavaciones arqueológicas de enorme magnitud.

-Espera... Las marcas que se ven grabadas en la piedra en estas antiguas fotos son como las que vi en la foto del sarcófago de San Martín de Montalbán. -artículo Mamen-

-En efecto... La orden del temple fue dejando pistas falsas porque sabíamos que el priorato aprovecharía cualquier ocasión para hacerse con el sarcófago e invocar al demonio -hizo una pausa- por eso aprovecho a la Alemania de la Primera Guerra Mundial y a la Alemania nazi de la segunada. Por suerte sin éxito, pero no contábamos con que Alyssa descubriera el verdadero paradero de la tumba y el pergamino.

-De todas formas ahora no pueden hacer nada sin el pergamino, verdad? -continuó Mamen-

-Eso creemos pero hemos de contar que el priorato también tiene su recursos conseguidos a lo largo de su historia. Por el momento se han hecho con el sarcófago y lo de su interior. Lo que me hace pensar que tenemos un traidor en la orden del temple que les ha hecho llegar hasta el lugar de la tumba.

Un silencio se hizo en el despacho dado que los argumentos del gran maestre eran de peso.

-Claro -hablo Alyssa- pensarlo... Yo descubrí el documento casi por casualidad mientras buscaba otra cosa. Y tardé en descifrar las coordenadas de la tumba. Los templarios no necesitan de las coordenadas puesto que ya las saben.

-entonces ha debido de ser alguien igual de importante ha usted gran maestre -continuó Megan-

-Entonces Ahora solo nos queda encontrar al traidor y encerrar a estos cerdos para que dejen de buscar esos secretos, ¿no? -terminó la frase Gómez-.

-dicho así, suena fácil -siguió Alyssa-

-están siendo unos días duros para todos. Os ofrezco alojamiento esta noche bajo la protección de la orden -hizo una breve pausa- Alyssa... Te invito a que guardemos el escrito en un lugar seguro de aquí.

Alyssa dudo unos instantes antes de entregarle el pergamino al gran maestre el cual lo guardo en la caja fuerte.

-uno de los soldados de la orden os acompañara a las habitaciones... Espero que descanséis.


Para acceder al capítulo 12, haz click aquí.


Obra registrada a nombre de J.C. Amante.


6 comentarios:

  1. Así que de Molay tuvo descendencia y los templarios aún existen... y en ese sarcófago hay un ángel caído devenido en demonio... Esto no está nada bien... Ahora sólo hace faltan que los Iluminatis y los Reptilianos quieran hacerse con el control del sarcófago y estamos al horno. Ja, ja, ja, ja, ja XD

    Dejando las bromas de lado, buen capítulo. Sí me sorprendieron con lo que había dentro del sarcófago (esperaba que fueran los restos del primer "descendiente" de Cristo, je, je, je). Ya quiero ver como sigue esto.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja calla, calla, no nos des ideas que nos animamos rápido!! XD

      Ahora la trama ya se ha desvelado. Veremos como continúa.... ufff y ahora me toca a mí!

      Un abrazo y gracias por pasarte a comentar!! ^^

      Eliminar
  2. Me han gustado mucho las descripciones del principio. Y parece que ya se han desvelado bastantes secretos, aunque me da la sensación de que puede haber alguno más por ahí. ;) ¡Os seguiré leyendo, con ganas de saber el desenlace!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Aio!
      Bienvenido de nuevo ^^
      Muchas gracias, esperamos sorprender un poco más, pero ya nos acercamos al desenlace. Lo que pase a partir de ahora es todo un misterio XD
      ¡Un abrazo! :)

      Eliminar
  3. Y cada vez mas interesante... como dijo Gómez si te dicen que no te metas, no te metas jajaja ahora ya están todos involucrados hasta Megan que no tenia nada que ver, y pues a ver como salen bien librados de ésta. Creo qeu me da tiempo para un capitulo mas! ... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Gómez debió hacer caso de su superior... Pero si lo hubiera hecho, ¿qué gracia tendría la historia? Y lo que le espera, pobre...

      ¡Saludos! Y gracias por los comentarios!! :D

      Eliminar

¿Me ayudas a mejorar?
Dime qué te ha parecido ;) ¡¡Gracias!!