miércoles, 26 de agosto de 2015

Trágico Final.



Llevo mucho tiempo dándole vueltas. ¿El amor existe? ¿De verdad existe? Unos dicen que sí, otros que tal vez, otros ni lo saben. Yo llevo mucho tiempo pensándolo, dándole vueltas y más vueltas y soy incapaz de encontrar una respuesta.

Vivo como en un extraño sueño en el que veo mi vida pasar frente a mis ojos sin sentir. Creo que ahí reside la respuesta a mi pregunta. El sentir. Yo ya no siento nada. No siento cariño hacia ninguna de las personas que me rodean. No siento alegría por las hazañas de los demás, ni pena por sus desgracias. Pero ¿cuándo me he vuelto así? ¿Desde cuándo la vida de los demás y la mía propia me importan lo mismo que una piedra a un lado del camino?

Quizá debería dar marcha atrás, lejos, muy lejos. Quizá debería regresar a un pasado casi olvidado en el que existía como un alma llena de vida, de inquietudes, de sueños... Momentos en los que realmente sentía. ¿Pero dónde se dio el punto de inflexión? Quizá fue cuando ese niño creció. Cuando despertó y se golpeó con fuerza contra la realidad. Una realidad que fue ahogando sus sueños, que fue encerrando sus ilusiones, en definitiva, que mató al ángel que pudiera haber en él.

Y ahí empezó el declive.

Fue entonces cuando empecé a encerrarme en mí mismo, cuando laceraba mi cuerpo con la aguja de un compás, escribiendo el nombre de aquella que jamás conocería, un ángel que deseaba con locura llegara a mí y me salvara de mi propia destrucción.

Pero ese ángel jamás llegó.

Rodeado de gente que no podía comprenderme, incapaz de sacar lo que mi pecho escondía, pidiendo a gritos ayuda, pero sin que mi voz emitiera el más mínimo sonido, mi corazón se fue endureciendo.

Y entonces llegó aquel primer beso. Un beso que llegó de los labios de una total desconocida. Y del beso a las caricias, caricias de mil manos distintas. Y llegó el asco hacia mí mismo, el odio hacia todo lo que me rodeaba. El deseo de escapar. De volver a ser libre y de lo que nunca fui capaz...

Así he ido soportando mi tortura hasta hoy en día. Mi vida sigue siendo un sin sentido. Acompañado pero solo, deseo borrar mis pasos de esta tierra que poco me aporta. Deseo culminar lo que en su día no conseguí llevar a cabo.

Pero hoy sí que podré... Hoy sí. Mi corazón se ha vuelto piedra. No puedo amar ni ser amado. Jamás lo seré y lo sé. Ya no me preocupa. Ni siquiera tengo ganas de llorar. ¿Para qué? Lágrimas derramadas sin sentido porque nadie estará allí para enjugarlas.

Nadie. Nunca ha habido nadie.

Miro mi cara en el espejo. Estoy pálido. Y un tono azulado marca mis ojeras. Intento sonreír, pero es una triste mueca que ni siquiera logra borrar la amargura de mis ojos. Me apoyo en la pica del baño y miro mis manos apoyadas en la cerámica. Miro mis muñecas. Veo las venas. Se marcan a través de mi piel translúcida. Levanto la vista y me vuelvo a mirar.

«Ya no aguanto más...».

Es lo único que logro pensar. Soy un ser perdido. Un alma errante que jamás debió haber existido. En mi mano sujeto ese filo de metal que brilla de modo distinto. Hoy grita pidiendo sangre, la sangre que recorre mis venas para alimentar un corazón de hierro, capaz de ahogarse en el mismísimo infierno.

Un corte limpio rebana la muñeca y la sangre empieza a caer. Levanto la vista y me miro de nuevo al espejo. Por fin vuelvo a sonreír. Mis ojos sonríen aliviados por llegar a este final que debió llegar hace ya tiempo.

Me dejaré llevar por esta falsa sensación de libertad. Me dejaré llevar por este extraño velo que envuelve mis sentidos. Pero no es calma lo que siento sino frío. Una extraña sensación de frío.

Y ahí está de nuevo. La maldita soledad. Es entonces cuando me doy cuenta de mi error y me arrepiento...

 Ya no hay marcha atrás. Así debía ser. Y así será. Mi gran trágico final.



Obra registrada a nombre de Carmen de Loma en SafeCreative.

17 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Aún estoy de vacaciones, pero no podía callar a las musas que llenaban mi cabeza con esta historia, así que aquí os la dejo, a ver si así puedo desconectar de nuevo ^^ (uiii me ha salido un verso, jujuju)

    ¡Nos leemos pronto! ¡Besines!

    ResponderEliminar
  2. Me ha dejado los pelos de PUNTA. De verdad cada párrafo espectacular, que bien escribes Carmen. "Mi corazón se ha vuelto piedra" ese párrafo brutal. Me ha echo escapar alguna lagrimilla la verdad, que final más triste...
    Increíble historia Carmen, me ha ENCANTADO, enhorabuena.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fran!

      Muchísimas gracias :D No es de las historias que más me gustan, la verdad es que es la tristeza llevada al extremo... Pero me alegra saber que te ha emocionado de esa manera ^^

      ¡Un besote! Y gracias por leer y comentar ;)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Si... Quizá demasiado. Pero no deja de ser una realidad que, por desgracia, algunos viven.

      ¡¡Abrazote fuerte para ti!! ^^

      Eliminar
  4. ¡Hola, Carmen!

    Desde luego, tal y como escribes en el título, el final es trágico y contundente. Un personaje solitario, desengañado y harto que busca una salida horrible y equivocada. Y lo único que logra es empeorar aun más su situación. Da que pensar si el personaje es dueño de su destino o si su destino está marcado desde el principio y no puede escapar de él. Buen relato.

    Uy, que me he puesto serio y todo... XD

    Recomendaré tu historia con gusto.

    ¡Un abrazo fuerte! ¡Nos seguimos leyendo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la verdad es que sí que te has puesto hasta serio XD

      Una buena reflexión la tuya, ¿quién puede decir de si es dueño o no su destino?

      Muchísimas gracias por pasarte a leer y comentar, Aio :D ¡Un abrazo fuerte! ^^ Hasta la próxima!!!

      Eliminar
  5. Extremadamente triste :-( ¡Me encaaaaanntaaaaaa! ¡Ja, ja, ja! Pobre personaje, no le ha tocado una buena. Al menos se fue sin molestar a nadie. Pero como no se acostumbró a la soledad en vida le será más difícil sobrellevarla en la muerte. A huesitos también le gusta la ironía. Je, je, je.

    Hasta la próxima y que disfrutes lo que te queda de vacaciones. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nahuel!

      ¡¡Gracias!! Me alegro de que te haya gustado. Es verdad, que a ti te gustaban los dramas, no me acordaba :D

      Jejeje me ha hecho gracia lo de "huesitos" XD

      Muchas gracias, ya me queda poquito T-T pero las intento aprovechar lo que puedo. Lo malo es que la cabeza ya está pensando en la vuelta y es un rollo... Pero bueno :)

      Gracias por leer y comentar ^^ ¡Abrazo!

      Eliminar
  6. Que buen post, y para nada está triste, todo lo contrario es completamente cautivador

    Saludos!! Seguiré visitando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nefertiti!

      Muchísimas gracias :D Me alegro de que te haya parecido cautivador.

      ¡Un abrazo! Y gracias por leer y comentar. Y encantada de que regreses cuando quieras ^^

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. ¡Hola!

      Muchísimas gracias :D Me alegro de que te haya gustado ^^

      ¡Saludos! Y feliz semana :)

      Eliminar
  8. Creo que lejos de ser triste es parte de como incluso llegas a sentirte en momentos obvio sin llegar al suicidio.

    Y la tragedia siempre es de lo mejor ya que muestra la realidad jajajajaja los finales felices son mas raros.

    Coincido con Nefertiti fué cautivador de principio a fin.

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sofia!

      Mmm... Pues tienes razón, en un momento u otro creo que todos nos hemos sentido así...

      Así que tú eres como Nahuel, ¿eh? Te gustan los dramas :D Yo prefiero los finales felices, pero supongo que porque ya es demasiado triste la realidad, jeje Aunque cuando escribo he de reconocer que eso de "vivieron felices y comieron perdices..." no me suele salir XD

      Muchas gracias, me alegro que te haya gustado y que te haya parecido cautivador ^^ ¡Abrazo!

      Eliminar
  9. Hay que ver lo bien narrado que está este relato. Con unas frases realmente brillantes. Consigues transmitir todo lo que te propones, con esas frases cortas, claras y directas como flechas. Soledad, tristeza, compasión por uno mismo, dolor, nostalgia. Un relato que se lee del tirón, casi sin respirar, de lo bien escrito que está. Felicidades, Carmen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo!!

      Vaya, me he puesto colorada y todo!! Muchísimas gracias!! Me alegro un montón de que te haya gustado y que te haya transmitido ese dolor y esa soledad que el pobre protagonista sufre...Me has alegrado el día ^^

      Mil gracias!! Besitos!!

      Eliminar

¿Me ayudas a mejorar?
Dime qué te ha parecido ;) ¡¡Gracias!!