Seguidores del blog:

El Vampiro de Düsseldorf.

Basado en hechos reales, aunque la entrevista en sí es ficción.

Título: M, el vampiro de Düsseldorf
Autor: Jota Han

Cuando entré en aquella fría sala de la cárcel de Colonia sentí un escalofrío. Me saqué el sombrero y mientras lo dejaba en la percha que había al entrar eché un vistazo a la austera habitación. Las paredes eran de hormigón armado y la luz de la lámpara le daba un aire frío e impersonal. Abrí mi bloc de notas y humedecí la punta del bolígrafo con la lengua, una mala costumbre que mi bendita esposa siempre me recrimina.

Me acerqué a la única mesa que había en la sala y me senté en la silla a la espera de mi interlocutor. Estaba nervioso. ¿Cómo no estarlo? Por fin había conseguido la entrevista que me alzaría como uno de los periodistas más importantes de la época. La entrevista a uno de los mayores asesinos de la historia de Alemania. Dejé el bloc abierto sobre la mesa y esperé golpeando una y otra vez la madera con los dedos.

La puerta de hierro que tenía frente a mí se abrió. Un policía —vestido que parecía un soldado— se introdujo en la sala colocando su arma frente al pecho. Sentí que mi pulso se aceleraba. Dejé el bolígrafo sobre la mesa y pasé mis manos por las piernas para secar el sudor que las empapaba. Detrás entró un hombre ataviado con un mono gris. Era de mediana estatura, con el pelo rasurado y una orejas ligeramente separadas, un tipo que me resultó muy diferente a la imagen que tenía de la ficha policial que me habían conseguido y en la que se le veía ataviado con un traje oscuro y una corbata bien puesta, pareciendo un auténtico señor. Al entrar me observó en silencio y dibujó una ligera sonrisa. El policía que entró en último lugar, le empujó y le obligó a sentarse frente a a mí, atando la cadena que llevaba alrededor de los pies a las patas de la mesa. Se dirigió hacia la puerta y salió. El primer hombre cerró y se colocó frente a la puerta sin dejar de sujetar su arma con fuerza.

—Bien, señor Kürten —dije carraspeando para eliminar los nervios que me producía tener a un asesino como aquel delante de mis propias narices—. En primer lugar, agradecerle que me haya concedido esta exclusiva. —Peter Kürten me miró sin decir palabra. Se apoyó en el respaldo de su silla y escupió a un lado de la sala. Tragué saliva. Iba a ser más difícil de lo que pensé. Mi primera pregunta debía ser la acertada o tenía la impresión de que iba a ser la entrevista más corta de la historia—. Bueno, empecemos...

—Empecemos —respondió sorprendiéndome.

—Esto... —tosí para centrarme de nuevo—. Ha sido declarado culpable de más de 80 agresiones, de haber cometido nueve asesinatos y ocho intentos fallidos. ¿Hay algo que le gustaría explicar antes de ser ejecutado mañana?

El hombre se quedó pensativo un instante. Me miró y sonrió con una frialdad que me heló la sangre.

—No sea hipócrita, señor Müller. Sus queridos lectores no quieren leer las últimas palabras de un condenado a muerte. —Entrelazó los dedos sobre la mesa y se acercó ligeramente a mí—. Sus lectores, mi querido periodista, lo que quieren es escuchar de mi propia boca los detalles más escabrosos de mis crímenes. —Volví a tragar saliva. Era listo el condenado. Eso era precisamente lo que esperaba obtener de aquella entrevista, los detalles de aquellos horribles asesinatos y que jamás trascendieron—. ¿No es cierto? —continuó diciendo, acentuando su sonrisa macabra.

—Tiene razón —admití dejando escapar un suspiro. Pero de hecho me había ahorrado tener que buscar el modo de llegar a ello. Él mismo me había abierto el camino. Así que fui directo al grano—. Dígame, ¿es cierto que se bebió la sangre de aquella pobre criatura?

—La sangre es un líquido tremendamente atrayente, señor Müller. Su color, ese color rojo tan brillante que se torna oscuro a medida que se va derramando desde el interior del cuerpo, es el color más hermoso de la tierra. —Parecía saborear algún recuerdo mientras decía aquellas palabras—. He visto una infinidad de tonos a lo largo de mi vida. Desde el tono más negruzco de la sangre de un animal, hasta la sangre más pura de una niña.

Colocó sus dedos en los labios. Sentí náuseas al observar el placer que desprendía aquel gesto.

—No ha respondido a mi pregunta. ¿Es cierto que bebió su sangre?

—Así es. —Lo dijo sin titubear siquiera—. Era la criatura más hermosa que se había cruzado en mi camino. Joven, atractiva, con ese rostro casi angelical... Su risa se podía oír de lejos. Y vino a mí ella sola. Se acercó. Me miró y sonrió como sólo ellas saben hacer. Era ella. Era aquella por la que sería capaz de transgredir las leyes de la naturaleza. En mi mano llevaba unas tijeras y no me pude contener... —Recordaba ese caso. Era una niña de ocho años a quién ese malnacido había apuñalado hasta trece veces con unas tijeras. Un caso que provocó un verdadero revuelo en Düsseldorf y por el cuál a ese degenerado se le apodó vampiro—. Su sangre bañó mis manos. Bañó mi rostro. Y tras lamer mis dedos con su sangre tomé su cuerpo y absorbí el líquido sagrado que aún estaba sin derramar dentro de sus venas.

Iba escribiendo cada una de las palabras de aquel sádico. Y mientras escribía, un remordimiento y un sentimiento de culpa por haber entrado en su juego me fueron minando el ánimo. No tuve que preguntar nada más. Él solo me fue relatando cada uno de los casos en los que sus víctimas, casi todas niñas, perdieron la vida de modo brutal, siendo agredidas sexualmente pre y post mortem. Cuando cesó en su explicación, extasiado por el mero hecho de recordar el dolor y el sufrimiento de sus víctimas, noté cómo el sudor caía de mi frente. Asqueado, con el estómago revuelto por el detalle de sus descripciones, con los ojos humedecidos por el dolor que me suponía pensar en aquellas pobres crías, dejé el bolígrafo sobre la mesa y cerré el bloc de notas. Sin esperar a que terminara el tiempo que teníamos establecido para la entrevista, me puse en pie y con un odio infinito hacia aquel que estaba frente a mí, dije:

—Ojalá mañana arda en el infierno, desgraciado...

—Señor Müller, ¿quién es más sádico? ¿El que realiza la acción, o el que busca el morbo de leer sobre ello al cobijo de un periódico, buscando como excusa el que se haga en nombre de la libertad de prensa?

Aquello fue un golpe bajo que hizo que mi entereza se tambaleara. Yo mismo había imaginado miles de veces cómo habrían tenido lugar aquellos asesinatos y moví cielo y tierra para conseguir aquella maldita exclusiva.

—No me juzgue —dije intentando calmar mi conciencia cada vez más alterada—. Aquí el único sádico es usted. ¡Y mañana estaré en primera fila para ver cómo le cortan la puta cabeza!

Kürten pasó los dedos por su cuello y dijo:

—Hablando de eso... «Dígame, cuando me hayan decapitado, ¿podré oír siquiera un momento el ruido de mi propia sangre saliendo del cuello?»1

1-. Última frase de Peter Kürten antes de morir en la guillotina en la ciudad alemana de Colonia, día que casi coincide con el estreno del film de Fritz Lang en 1931. (Fuente Wikipedia)

Obra registrada a nombre de Carmen de Loma en SafeCreative.

Comentarios

  1. ¡Hola compañera! Vaya por delante que, aunque me gusta la imagen y el carácter oscuro que emana, y también me gusta nuevamente el desarrollo que haces del texto, los personajes en sí me han generado una palpable repugnancia jaja.

    Aunque el "vampiro" tenía muchas papeletas para ganarse mi antipatía, no es menos cierto que, como le pregunta al periodista, no andan por caminos tan separados porque...¿realmente hay necesidad de conocer los detalles de las muertes al dedillo? ¿no es sino una información de dudoso interés a un nivel que no sea morboso? Difícil dar una respuesta simple.

    Bueno, en resumen, bien desarrollado y narrado el texto :) Y bien ilustrado, felicidades a ambos. Si volvéis a colaborar avísame :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Carlos!

      No me extraña que te dieran repugnancia, ambos, uno por ser un ser tan despreciable, capaz de hacer las aberraciones que hizo, y el otro por buscar el morbo y sacar partido de esas tristes muertes...

      En fin, objetivo logrado! jeje Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro mucho que te haya gustado, y seguro que Jota Han también agradece el que te gustara su obra ^^

      ¡Un abrazo compañero! Y que pases un gran día :)

      Eliminar
  2. ¡Muy buenas Carmen!

    Acabo de leerlo y te ha quedado genial, bien escrito y bien documentado. Además me gusta el momento que has escogido, después de los crímenes.
    El final de tu relato me ha gustado especialmente, con la realidad del morbo que nos dan estas cosas y la frase real de Kürten.

    José Carlos estoy de acuerdo contigo, y gracias por la parte que me toca, me alegra que te guste.

    Un abrazo Carmen, gracias y enhorabuena. Y Lo dicho, que espero que hagamos más colaboraciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jota Han!

      ¡Cuánto me alegro de que te haya gustado! La verdad es que esa última frase ya deja entrever lo poco equilibrado que era, y su obsesión por la sangre.

      Y en cuanto a más colaboraciones, yo encantada, ya sabes que me encanta tu obra, así que, cuando quieras :D

      ¡Un abrazo muy fuerte! Y hasta la próxima ^^

      Eliminar
  3. Pufff, vaya par estos personajes... demasiado para el gusto de nadie, bueno si... para los afines a ello.
    Lo haslogrado, Carmen, transmitir repugnancia, mis felicitaciones.
    También para el ilustrador, buen trabajo, no cabe duda!
    Saludos amigos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!
      Muchas gracias! Eso es lo que pretendía, dar repugnancia...
      Un besote!! Y gracias por leer y comentar :D Feliz semana!! ^^

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Me ayudas a mejorar?
Dime qué te ha parecido ;) ¡¡Gracias!!

Entradas populares