Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Despertando al Diablo

El día que le conocí, apenas si llamó mi atención. Fue en la frutería, uno de esos días nublados que tan poco me gustan. Él estaba en la caja, pesando varias frutas y metiéndolas en una caja de madera. Me gusta mirar por el medio ambiente y aquella era la única frutería de mi barrio donde me dejaban pesar las verduras sin tener que meterlas en las dichosas bolsitas de plástico. Me acerqué con mi caja llena de frutas varias y me coloqué en la fila a la espera de mi turno.
—Buenas tardes —dije cuando me tocó el turno, dejando la caja a un lado de la balanza para que el chico pudiera hacer su trabajo.
—Buenas —contestó.
—Tú eres el chico nuevo, ¿no? —Al levantar la cabeza y verme, se quedó mirándome en silencio—. ¿Pasa algo?
Me incomodaba ese silencio absurdo y sus ojos puestos en mí.
Meneó la cabeza como regresando de un lapsus y sonrió nervioso.
—No... Nada, nada. Perdona...
Cogió los tomates uno a uno y los fue posando en la bandeja para pesarlos.
—No te preocupes —disimulé fijándo…

Seguidores del blog:

Entradas más recientes

Cambio de look

Sun Light

¿Te Atreves?

ESPERANZA (parte final)