Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Los Guardianes de la Luz. (1)

—Vamos, Alicia, tenemos que irnos.
La madre de Alicia estaba recogiendo sus cosas y metiéndolas deprisa en la maleta. La niña se desperezó y frotó sus ojos intentando despegar los párpados.
—Mami, aún es de noche... Déjame dormir un poco más...
—No tenemos tiempo, cariño. Vamos, vístete.
El rostro serio de su madre le inquietó. Se puso en pie y empezó a vestirse con la ropa que le había dejado preparada sobre la cama.
—Coge solo lo que puedas llevar en las manos —replicó, al ver que la cría se disponía a guardar en una varias bolsas de tela los escasos juguetes que tenía.
Alicia la miró y sus ojos se anegaron de lágrimas. «Mis juguetes... No se pueden quedar aquí solitos...». Su madre le agarró por el hombro y negó con la cabeza al entender lo que su hija le pedía con aquellos enormes ojos color canela.
Ya en la puerta de la vivienda, preparadas para marchar, se detuvieron a observar lo que, hasta entonces, había sido su hogar. Cuando la niña notó el temblor de la mano de su madre,…

Seguidores del blog:

Entradas más recientes

¡¡Feliz año nuevo!!

Y tú, ¿A qué Tienes Miedo?

Ella

Letargo Eterno

Toca Para Mí

La Rosa y el Dragón